La inversión en el extranjero implica una complejidad normativa, especialmente regulatoria y fiscal, cada vez mayor.

Se requiere un partner que entienda el negocio y esté acostumbrado a realizar operaciones complejas en todo el mundo a un coste razonable y sin pluralidad de interlocutores.